Intercambiadores de calor

Intercambiadores de calor

Intercambiadores de calor

Nuestras soluciones en intercambio de calor incluyen el diseño y fabricación de intercambiadores de calor para cualquier aplicación y material, tanto estándar como muy corrosivas.

  • Intercambiadores de calor de placas
  • Intercambiadores de calor de grafito
  • Intercambiadores de calor de materiales especiales

Son los intercambiadores más eficientes del mercado. La corrugación de sus placas, la turbulencia que provoca en los fluidos, la circulación contracorriente pura hacen que su coeficiente global de transferencia de calor sea por lo menos 3 veces superior a los intercambiadores tradicionales tubulares:

  • Intercambiadores de calor de placas con juntas: El sellado mediante juntas permite su apertura total para limpieza, modificación del número de placas o reparación sencilla. Para aplicaciones con fluidos no agresivos a los elastómeros y para temperaturas de hasta 200ºC prestan un servicio ejemplar.
  • Intercambiadores de calor de placas soldadas:  Cuando las temperaturas o la agresividad de los fluidos no permiten el uso de juntas, necesitamos intercambiadores soldados. Hay una gran variedad de equipos soldados y dependiendo de la aplicación, se pueden elegir entre los siguientes:
    • ALFANOVA: Intercambiador de placas soldadas por termofusión. Totalmente fabricados en acero inoxidable. Muy compacto y de fabricación estándar. Los plazos de entrega de algunas unidades son tan sólo de una semana al tenerlos en stock en los almacenes centrales. Ideales para aplicaciones con caudales no muy altos y con diferencias de temperaturas menores a 100ºC entre las entradas.
    • COMPABLOC: Intercambiador de placas totalmente soldado pero que permite su apertura para limpieza, inspección, reparación, etc. Se fabrica en diversos materiales tales como el AISI 316, Titanio, Alloy C276, C2000, etc. Su configuración lo hace idóneo para aplicaciones de recuperación energética pero también para servicios de condensación y evaporación.
    • ESPIRAL: Intercambiador de calor con dos variantes de construcción. Una es para aplicaciones líquido-líquido, donde su fabricación monocanal permite un efecto autolimpiante. Eso lo hace idóneo para servicios con fluidos sucios. La otra variante de construcción es para aplicaciones gas-líquido en servicios de condensación y evaporación.

La particularidad de estos intercambiadores es el material en el que están fabricados. El grafito es un material inerte a la gran mayoría de ácidos. Eso permite su utilización en intercambiadores que manejen ácido sulfúrico, clorhídrico o fosfórico entre otros. Se usan en aquellas aplicaciones donde los metales se corroen:

  • Intercambiadores de calor de bloque de grafito: Su construcción es modular a base de varios bloques de grafito cúbicos o cilíndricos montados uno al lado del otro. Este tipo de construcción permite la modificación del número de bloques y la sustitución parcial de alguno de ellos.
  • Intercambiadores de bloques cúbicos: Los intercambiadores de bloques cúbicos se forman con 1 o más bloques cúbicos de grafito donde el fluido de proceso circula en sentido axial y el fluido de servicio en flujo cruzado. No hay posibilidad de mezcla de los dos fluidos porque las juntas que sellan el lado proceso y las que sellan el lado servicio son distintas.
  • Intercambiadores de bloques cilíndricos: Se forman con 1 o más bloques cilíndricos donde el fluido de proceso circula en sentido axial y el fluido de servicio en flujo cruzado. Todos los bloques se montan sobre una carcasa cilíndrica metálica que aísla el fluido de servicio del exterior. Esta construcción los hace idóneos para servicios con vapor o cuando se quiere dotar de una segunda barrera al fluido de proceso.
  • Intercambiadores de placas de grafito: Los fluidos circulan alternativamente a lo largo de los canales que forman las placas del intercambiador. Estos equipos son análogos a los intercambiadores de placas metálicos tradicionales pero el material de las placas es grafito en vez de metal. Su estructura modular permite muy fácilmente la modificación del número de placas y la apertura para limpieza o reparación. Además, su coeficiente de transferencia de calor tan alto minimiza la cantidad de grafito necesaria para su montaje.
  • Intercambiadores de carcasa y tubos de grafito: Sus tubos son fabricados completamente en grafito. Las placas tubulares también. Todo el conjunto va sólidamente cementado y permite su expansión y contracción al unísono. La diferencia de dilatación con la carcasa externa (normalmente metálica) es corregida con el uso de un cabezal flotante y muelles que absorben esa diferencia de dilatación.

Estos intercambiadores están indicados para fluidos especialmente corrosivos. Los principales materiales empleados en su construcción son: carburo de silicio, tántalo, niobio, zirconio.

Son especialmente utilizados en la industria farmaceútica para procesos con HCl.

Nuestras soluciones en intercambio de calor incluyen el diseño y fabricación de intercambiadores de calor para cualquier aplicación y material, tanto estándar como muy corrosivas.

  • Intercambiadores de calor de placas
  • Intercambiadores de calor de grafito
  • Intercambiadores de calor de metales especiales

Son los intercambiadores más eficientes del mercado. La corrugación de sus placas, la turbulencia que provoca en los fluidos, la circulación contracorriente pura hacen que su coeficiente global de transferencia de calor sea por lo menos 3 veces superior a los intercambiadores tradicionales tubulares:

-Intercambiadores de calor de placas con juntas: El sellado mediante juntas permite su apertura total para limpieza, modificación del número de placas o reparación sencilla. Para aplicaciones con fluidos no agresivos a los elastómeros y para temperaturas de hasta 200ºC prestan un servicio ejemplar.

-Intercambiadores de calor de placas soldadas:  Cuando las temperaturas o la agresividad de los fluidos no permiten el uso de juntas, necesitamos intercambiadores soldados. Hay una gran variedad de equipos soldados y dependiendo de la aplicación, se pueden elegir entre los siguientes:

  • ALFANOVA: Intercambiador de placas soldadas por termofusión. Totalmente fabricados en acero inoxidable. Muy compacto y de fabricación estándar. Los plazos de entrega de algunas unidades son tan sólo de una semana al tenerlos en stock en los almacenes centrales. Ideales para aplicaciones con caudales no muy altos y con diferencias de temperaturas menores a 100ºC entre las entradas.
  • COMPABLOC: Intercambiador de placas totalmente soldado pero que permite su apertura para limpieza, inspección, reparación, etc. Se fabrica en diversos materiales tales como el AISI 316, Titanio, Alloy C276, C2000, etc. Su configuración lo hace idóneo para aplicaciones de recuperación energética pero también para servicios de condensación y evaporación.
  • ESPIRAL: Intercambiador de calor con dos variantes de construcción. Una es para aplicaciones líquido-líquido, donde su fabricación monocanal permite un efecto autolimpiante. Eso lo hace idóneo para servicios con fluidos sucios. La otra variante de construcción es para aplicaciones gas-líquido en servicios de condensación y evaporación.

La particularidad de estos intercambiadores es el material en el que están fabricados. El grafito es un material inerte a la gran mayoría de ácidos. Eso permite su utilización en intercambiadores que manejen ácido sulfúrico, clorhídrico o fosfórico entre otros. Se usan en aquellas aplicaciones donde los metales se corroen:

  • Intercambiadores de calor de bloque de grafito: Su construcción es modular a base de varios bloques de grafito cúbicos o cilíndricos montados uno al lado del otro. Este tipo de construcción permite la modificación del número de bloques y la sustitución parcial de alguno de ellos.
  • Intercambiadores de bloques cúbicos: Los intercambiadores de bloques cúbicos se forman con 1 o más bloques cúbicos de grafito donde el fluido de proceso circula en sentido axial y el fluido de servicio en flujo cruzado. No hay posibilidad de mezcla de los dos fluidos porque las juntas que sellan el lado proceso y las que sellan el lado servicio son distintas.
  • Intercambiadores de bloques cilíndricos: Se forman con 1 o más bloques cilíndricos donde el fluido de proceso circula en sentido axial y el fluido de servicio en flujo cruzado. Todos los bloques se montan sobre una carcasa cilíndrica metálica que aísla el fluido de servicio del exterior. Esta construcción los hace idóneos para servicios con vapor o cuando se quiere dotar de una segunda barrera al fluido de proceso.
  • Intercambiadores de placas de grafito: Los fluidos circulan alternativamente a lo largo de los canales que forman las placas del intercambiador. Estos equipos son análogos a los intercambiadores de placas metálicos tradicionales pero el material de las placas es grafito en vez de metal. Su estructura modular permite muy fácilmente la modificación del número de placas y la apertura para limpieza o reparación. Además, su coeficiente de transferencia de calor tan alto minimiza la cantidad de grafito necesaria para su montaje.
  • Intercambiadores de carcasa y tubos de grafito: Sus tubos son fabricados completamente en grafito. Las placas tubulares también. Todo el conjunto va sólidamente cementado y permite su expansión y contracción al unísono. La diferencia de dilatación con la carcasa externa (normalmente metálica) es corregida con el uso de un cabezal flotante y muelles que absorben esa diferencia de dilatación.

Estos intercambiadores están indicados para fluidos especialmente corrosivos. Los principales materiales empleados en su construcción son: carburo de silicio, tántalo, niobio, zirconio.

Son especialmente utilizados en la industria farmaceútica para procesos con HCl.

¿Estás interesado en algo?

Está interessado em algo?